16 jul. 2011

BROMA DE CANO

Un día Luis Miguel Dominguín organizó una fiesta en su finca "La Companza" en honor de la esposa del que fue primer ministro británico Sir Winston Churchill.
Se desató una enorme tormenta y la fiesta que incluía capea de becerras se tuvo que suspender .


Para que los invitados no tuvieran dificultad de llegar a la finca se habían señalizado perfectamente todos los accesos.
Yo fui de los primeros en retirarme . Lo hice con un amigo y al salir de la finca no se me ocurrió otra cosa que cambiar las señales.
El resultado fue que unos veinte o treinta coches se quedaron metidos en las zanjas.


Al día siguiente fui a ver a Luis Miguel .En cuanto me vio me espetó. A ver si averiguas quién ha sido el cabrón que anoche cambio las señales en La Companza , que nos obligó a pasar toda la noche sacando coches de las zanjas y los barrizales. No me extrañaría nada que hubieras sido tú.
Qué cosas tienes Luis Miguel .Cómo se me iba a ocurrir a mí hacer eso.
Si le digo la verdad , me mata


Broma narrada en su libro : Cano, esta es mi vida
Fotografía del blog De toros y más.